Skinpress Rss

lunes, 26 de noviembre de 2012

Procedimiento para Partir los Bienes de la Comunidad Conyugal o Sociedad de Gananciales en Venezuela

0

El procedimiento a aplicar para la partición de los bienes conyugales es el ordinario, por mandato expreso del artículo 183 del Código Civil Venezolano establece que:
“En todo lo relativo a la división de la comunidad que no esté determinado en este Capítulo, se observará lo que se establece respecto de la partición” 
Por su parte  el artículo 777 del Código de Procedimiento Civil establece  que: 
“Artículo 777. La demanda de partición o división de bienes comunes se promoverá por los trámites del procedimiento ordinario y en ella se expresará especialmente el título que origina la comunidad, los nombres de los condóminos y la proporción en que deben dividirse los bienes”. 
“Si de los recaudos presentados el Juez deduce la existencia de otro u otros condóminos, ordenará de oficio su citación”. 
El precitado procedimiento posee dos fases, la primera es la contradictoria, la cual versa única y exclusivamente sobre el derecho del demandante a la partición y la contradicción relativa al dominio común respecto de alguno o algunos de los bienes a partir, y que finaliza con la declaratoria a lugar o no de la partición; la segunda etapa o ejecutiva, la cual comienza con la sentencia que ponga fin a la primera etapa del proceso, en la cual se emplaza a las partes al nombramiento del partidor.

En el mismo orden de ideas, el procedimiento de liquidación y partición de bienes consta de 2 fases o etapas:

1) En la primera se señalan los bienes a partir y en la que a su vez pueden presentarse dos situaciones, a saber: a) que los litigantes formulen oposición con respecto a uno o algunos de los bienes cuya partición se solicita y, en ese caso y sobre esos bienes se seguirá el procedimiento ordinario, nombrándole partidor para el resto de los bienes sobre los que existe acuerdo. b) que no haya oposición, en cuyo caso el juez instará a los litigantes para que nombren el partidor. 
2) La segunda etapa que se refiere a la partición misma y en la que, una vez se diluciden las diferencias que se hubieren presentado sobre los bienes objeto de la partición, igualmente se procederá al nombramiento del partidor y se hará la adjudicación de las cuotas a cada comunero. 

En ese mismo sentido, no es admisible en el juicio de partición la oposición de cuestiones previas.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.